Mi Historia

Hola, que bueno que estás aquí en mi blog. Quiero ayudarte como me ayudaron a mí y por eso hoy te contaré mi historia para que puedas ver que aunque hoy estés muy triste siempre hay una solución para lo que te está pasando.

Mi nombre es Andrea Ferro y tengo 36 años, hoy puedo decir que me siento la persona más feliz del mundo, pero hace unos años no era tan así.

El sueño de toda mujer

Desde que era pequeña soñaba con tener un hijo, jugaba a la mama con mis muñecas, como lo hacíamos casi todas. Y cuando empecé a crecer ese deseo aumentaba más. Llegó la adolescencia, empecé a conocer muchachos, y ese deseo empezó a quedar fuera de cuadro; y es obvio, en esa época todos pensamos en las fiestas, los novios, aprobar los exámenes, etc.

Pero el tiempo siguió pasando y cuando tenía 20 años conocí al que hoy es mi esposo, era todo lo que buscaba en un hombre, era dulce, responsable, era bello, un verdadero sueño. La verdad que la pasamos muy bien, salíamos al cine, íbamos a bailar, salíamos al parque, paseos en el río, vacaciones, etc.

Después de dos años de conocernos nos fuimos a vivir juntos, ambos trabajábamos así que estábamos en el camino correcto. El primer año fue dura, como todos dicen si pasas el primer año de convivencia estás toda la vida; y fue así.

Un sueño roto

Cuando encontramos estabilidad económica y sentimental, nos casamos, para sellar nuestro amor, era uno de mis sueños, nos fuimos de luna de miel, todo fue perfecto. Y cuando ya estábamos tranquilos decidimos comenzar la búsqueda del bebe, al principio todo era normal, a pesar de que no lograba quedar embarazada, no me preocupada demasiado porque en ocasiones suele demorar la llegada del niño. Queríamos formar nuestra familia.

Pero algo iba mal, pasó el año y no obtuvimos resultados, ahí comenzó la preocupación, mi esposo no demostraba su frustración para que yo no me sienta mal pero todo era terrible, con el correr de los años la situación empeoraba y no solo que no quedaba en cinta, sino que mi estabilidad se derrumbaba, tenía problemas de pareja, me hundí en depresión, dejé mi trabajo y demás. Me sentía defectuosa por no poder lograr algo tan natural como tener un hijo.

Comencé a probar alternativas, hice tratamientos médicos, decenas de estudios, tomé pastillas para quedar embarazada, medicina alternativa, tratamientos psicológicos y demás pero nada daba resultado, y no era solo la frustración de los intentos, sino que los tratamientos eran costosos y los ahorros que teníamos se iban como agua.

Los exámenes de mi esposo salían bien así que era yo la que no podía quedar embarazada, me sentía rota y no había nada para repararme. Un día, me acuerdo como si hubiera sido ayer, estaba buscando información en internet sobre la infertilidad y alguna forma de eliminarla, que no había probado llegue a la web de Lisa Olson, donde estaba su tratamiento Milagro para tu Embarazo.

El verdadero Milagro

En ese momento leí todo lo que explicaba, que era un tratamiento natural, que no había de qué preocuparse, pero bueno había probado tantas cosas médicas que no daban resultado que no creía que esto me pudiera ayudar.

Lo hablé con mi esposo y juntos miramos la web, había muchas dudas pero bueno, no había nada que perder, no era invasivo, no tenía efectos secundarios y además tenía garantía; así que si no funcionaba no perderíamos dinero.

Bueno, lo importante es que lo descargué, y empecé con el tratamiento, además tiene mucha información, lo que te hace conocer por qué hacemos cada cosa. Estaba emocionada, esta vez sentía que todo iba a estar bien.

Después de ocho semanas de tratamiento tuve un atraso y empecé a tener nauseas, no queríamos hacernos un test casero por miedo a que salga mal el resultado y nos ilusionemos. Pedimos una cita en el médico, hicimos los estudios, esperamos los resultados y cuando volvimos el médico tenía cara extraña, y nos dijo están: E-M-B-A-R-A-Z-A-D-O-S… Que decirte solo podíamos llorar de la emoción.

Se lo contamos a todos nuestros amigos y familiares, durante el embarazo fui tomando consejos del tratamiento de Lisa y luego de 9 meses teníamos con nosotros a un pequeño y saludable niño llamado Tomás.

La verdad agradezco haber buscado ese día por internet porque no hubiera llegado a conocer este tratamiento. Hoy quiero recomendártelo, Milagro para tu Embarazo es todo lo que necesitas, a mí me salvó la vida.

¡Te deseo mucha suerte!